Botox, Acido hialurónico

acido hialuronico

El ácido hialurónico es un polisacárido (un tipo de azúcar que se sintetiza en laboratorio), totalmente compatible con nuestro organismo. Hoy en día es el material de relleno más seguro que existe. Compatible y versátil, este material se utiliza principalmente en la cara, pero se puede aplicar en cualquier zona del cuerpo.

En caso de pérdida de grasa o atrofia por el envejecimiento en la cara el ácido hialurónico aporta o repone, de forma sencilla , el volumen perdido.

Las aplicaciones más frecuentes son para realzar los labios y pómulos, para corregir o aumentar la región del mentón y de las sienes, definir el ángulo de la mandíbula o rellenar arrugas profundas de tipo no dinámico.

. También podemos modificar la nariz de forma no permanente corrigiendo distintas alteraciones estéticas (rinomodelación).

Para corregir las arrugas de expresión es más prioritaria la utilización del botox o toxina botulínica. 


El ácido hialurónico se presenta en cuatro densidades que se utilizan dependiendo de la profundidad en que se vaya a inyectar. El hialurónico de alta densidad se utiliza  en profundidad, como en el mentón y pómulos.  El hialurónico  de menor densidad es para las arrugas finas.

El tratamiento se  realiza en consulta por el especialista. Es rápido, con mínimas molestias y los resultados son inmediatos. Se recomienda no exponerse al sol las 24-48h siguientes.

 Captura de pantalla 2015-11-16 a las 12.49.40

Share This: